Los Zapatistas, las Elecciones y la Autonomía

14627755_10209284102413695_803572706_n

A muchos parece haber impresionado que hace poco los zapatistas, englobados alrededor del EZLN (Ejercito Zapatista de Liberación Nacional) y dentro de su participación en el CNI (Congreso Nacional Indígena) que llevó a cabo su quinto congreso, precisamente durante su 20 aniversario de nacimiento, hicieron un declaración conjunta en la que manifiestan, además de continuar con su lucha desde abajo y a la izquierda, participar articuladamente en hacer una deliberación en todas las localidades de los procesos adheridos al CNI. Esta deliberación será sobre lo decidido en este quinto congreso, además de escoger un grupo de personas que conformaran un Consejo Indígena de Gobierno, del cuál emergerá una mujer indígena que será candidata tanto del CNI como del EZLN para las elecciones mexicanas del 2018. ¹

Esto impresiona a muchos simpatizantes del EZLN, de los MAREZ (Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas), y mejor dicho, de todo el proceso de lucha que han venido teniendo los zapatistas, que vienen a ser mayoritariamente los sectores libertarios. Pero la impresión solo puede ser fruto de una ortodoxia o un esquematismo inflexible. Mejor dicho, si en realidad a alguien le ha impresionado bastante este viraje – la verdad es que no hay ningún viraje ideológico considerable -, de la abstención activa usual a la participación en las elecciones en conjunto con el CNI, entonces es simplemente una miopía, en lo que respecta tanto al proceso de transformación que han venido llevando los zapatistas, como también a la forma de hacer una política verdaderamente transformadora, y que sea simultáneamente horizontal.

Así pues, este proyecto político en el que se han embarcado los zapatistas es positivo, tanto social y políticamente, para generar cohesión en el movimiento popular mexicano, aunque mayoritariamente los pueblos originarios; como también para para generar controversia y dar ejemplo, dentro de los sectores libertarios que consideran un principio inalienable y estático el de la participación en la institución burguesa de las elecciones representativas, así sea tácticamente. Primero, generará controversia alrededor de esta disputa, y segundo, hará replantear de nuevo la posición de muchas personas sobre lo que implica hacer política amplia y popular, al mismo tiempo que se busca promover la horizontalidad y la autonomía.

El CNI es un proceso amplio que se impulsó fuertemente por los zapatistas, además de otros procesos de base indígenas, entre el 9 y 11 de Octubre en 1996. Esto se hizo precisamente por las luchas que empezaron los zapatistas el 1 de Enero de 1994, y que desembocaron en 1996, en lo que serían los Acuerdos de San Andrés ². Un intento de construcción conjunta de acuerdos entre los movimientos de base indígenas y el Estado, encabezado en ese momento por Ernesto Zedillo, perteneciente al PRI (Partido Revolucionario Institucional), por construir una política institucional que respetará la autonomía y la vida digna de los pueblos indígenas. Vale la pena aclarar que los acuerdos no se cumplieron, pero esta asamblea que emergió dentro de la pugna entre el Estado y el EZLN fue un proceso que se convocó para sectores amplios de las comunidades originarias mexicanas, y que se siguió promoviendo como un espacio programático amplio, donde se nacionalizaban las luchas indígenas y se generaba cohesión social de las resistencias a nivel nacional, generando así una coordinadora de las reivindicaciones que aspiran los pueblos originarios mexicanos, esto proceso es el que vendría a llamarse el CNI. Desde su nacimiento, el CNI fue un espacio amplio, y así ha seguido siendo. Es decir, el CNI lo conforman procesos ideológicamente disimiles, y con proyectos políticos diferentes, cuyo fin organizador son las reivindicaciones de la vida digna de los pueblos originarios. Es un espacio que permite unificar las diferentes luchas locales que están dando alrededor de México los pueblos originarios, y proyectarlas de forma organizada a nivel nacional. No hay en la actualidad mexicana otro procesos coordinador como es el CNI.

Como espacio amplio, el CNI es impulsado por los zapatistas, que han manifestado históricamente su abstención al electoralismo, sin incitar al sí o al no, sino simplemente invitando a organizarse desde abajo, más allá de la decisión electoral ³. Los zapatistas en este proyecto de impulsar en conjunto con el CNI una candidata electoral no están sino materializando aún más lo que manifestaron en el 2005, en la Sexta Declaración de la Selva de Lacandona ⁴, en la cuál hacen un llamado a La Otra Campaña. Las transformaciones sociales se hacen con los desposeídos del mundo. Aún sí los zapatistas son decididamente anti-electorales, no toda la gente en el CNI lo es, pues aún no han llegado a la conclusión de lo árido que puede ser la lucha electoral. Los zapatistas han mostrado con este proyecto, que en lugar de alejarse del movimiento amplio popular, estarán ahí, impulsándolo y luchando con este, para que este mismo aprenda de su propia lucha, las conclusiones políticas que necesita, para seguir avanzando en métodos más eficaces y autónomos. La otra solución habría sido simplemente imponerse como vanguardia en el CNI y obligar a las personas a no participar de elecciones, lo que habría roto con su dinámica política horizontal, desde abajo y además hubiera generado posiblemente una ruptura del CNI, que cada vez está volviéndose más fuerte. Es de hecho, de este congreso, que ya se decide por ejemplo crear una página web propia para el CNI, para que desde esta se puedan difundir de una forma más rápida y organizada las diferentes luchas, reivindicaciones y proposiciones que desde este espacio articulador emergen.

No hay nada entonces de que preocuparse o impresionarse. Los zapatistas siguen en su lucha por transformar la realidad desde abajo y a la izquierda, solo que quieren cada vez más incrementar la fuerza social mexicana. Todos los que abogamos por un proyecto transformador libertario debemos mirar esto como una lección; porque tenemos que superar esa visión abstracta y mistificada de que el pueblo que hace las transformaciones sociales debe ser el revolucionario por excelencia. Porque si esperamos eso, nos quedaremos haciendo soliloquios en nuestras mentes o en un pequeño guetto de sujetos re-ideologizados pero sin verdaderamente hacer una inserción social. Y en el caso que nos lancemos a la arena popular continuando con esta visión oscurantista, entonces simplemente saldremos decepcionados de las enormes contradicciones que hay en el seno del pueblo, o terminaremos imponiendo sobre este ritmos a los que no están acostumbrados en ese momento. Mejor dicho, aún sonando redundante, para construir pueblo, hay que hacerlo con el pueblo, con todas sus contradicciones. Es eso lo que están haciendo los zapatistas, y es lo que tenemos que hacer todos los que buscamos transformar la realidad, construir un mundo donde quepan muchos mundos.

1. QUE RETIEMBLE EN SUS CENTROS LA TIERRA. http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2016/10/14/que-retiemble-en-sus-centros-la-tierra/

2. ¿Qué son los Acuerdos de San Andrés?. (1996). http://www.cedoz.org/site/content.php?doc=400

3. SOBRE LAS ELECCIONES: ORGANIZARSE. Subcomandante Insurgente Moisés. 3 de mayo. http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2015/05/03/sobre-las-elecciones-organizarse-subcomandante-insurgente-moises-3-de-mayo-2/

4. SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA. http://enlacezapatista.ezln.org.mx/sdsl-es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s